La alegría de defender los derechos en las calles

Un evento comunitario que lleva este título, nos hace pensar que todo lo que escribamos a continuación pueda tener gusto a poco. Esta frase con su enorme energía y fortaleza fue construida y reconstruida entre muchas y muchos. Aunque no es la primera vez que el lema de este evento es producto de una elaboración colectiva, para esta 15º Bicicleteada y Caminata “La Vuelta al Barrio” el proceso creativo fue uno de los más participativos desde que tenemos memoria bicicletera. Será por eso que escribir estas líneas nos resulta un desafío, porque ¿cómo hacer para describir con palabras lo que se siente al ser parte de una acción colectiva tan grande? 

La alegría de defender los derechos en las calles es la frase que elegimos este año entre las más de veinticinco instituciones que hicimos la 15º Bicicleteada y Caminata “La Vuelta al Barrio”. Escuelas, centros de salud, centros de jubilados, universidades, hogares, jardines, centros culturales, parroquias y organizaciones sociales trabajamos para construir, junto a las comunidades de las que somos parte, un enunciado que represente aquello que queríamos manifestar con este evento.  Hubo votaciones internas para elegir entre los lemas que proponía cada institución y luego una gran votación, que terminó en un diálogo para definir el lema de modo colaborativo. Así se buscó transmitir tanto lo que queríamos hacer, como el modo en el que queremos hacerlo. Por eso, para intentar compartirles algo de lo que celebramos la tarde del sábado 1 de junio tomaremos como hoja de ruta las palabras del lema.

Si la ALEGRÍA se pudiera definir como una sensación de satisfacción o felicidad, sin dudas es un buen resumen de la tarde del 1 de junio. Es la emoción que sintieron los caminantes, maratonistas y bicicleteros durante la cuenta regresiva previa a la salida, o la adrenalina que se experimentaba en las instituciones cuando veían llegar a los grupos. Pero podemos ir más allá de la sensación y pensar la alegría como un modo de estar, como el modo en el que elegimos hacer. Aparecen entonces los encuentros de planificación y trabajo previos, en los que no sólo nos juntamos a organizar sino también a ponernos al día con personas a las que no veíamos hace mucho, a compartir unos mates y alguna que otra torta casera charlando de lo que nos une, del barrio, del hacer juntos. Y cómo no mencionar el enérgico entusiasmo que pusimos en decorar y organizar nuestras instituciones, o la preparación de las feriantes para recibir de la mejor manera y con las más grandes sonrisas a todos los participantes que pasaron por El Campito.

Luego del evento, la vicedirectora de una escuela del barrio nos contaba sobre el modo en el que animó a otros docentes para que participen, ella usó específicamente la palabra “empuje”. Ese empuje puede traducirse como las ganas de sostener, y nos hace pensar en la alegría como un motor que impulsaba las ganas de DEFENDER. Defender los vínculos construidos, defender lo más frágil, defender la posibilidad de celebrar en la calle y colectivamente, haciendo juntos y juntas. Así se prepararon más de 400 banderines para las bicicletas como lo hizo el grupo de serigrafía, se compartieron meriendas y tortafritas, aguas y jugos en cada punto del camino; y desde una de las escuelas se diseñaron y armaron viseras para cuidar a los participantes del sol. Y si hablamos de cuidar, los centros de salud y los estudiantes de medicina acompañaron con controles y consejos durante toda la tarde. 

Y porque defendemos aquello que tenemos, lo que somos y lo que anhelamos, también defendemos DERECHOS adquiridos y buscamos construir aquellos otros que aún necesitamos. A veces nuestros derechos parecen tan abstractos e intangibles que los perdemos de vista o los damos por hecho, como el derecho a la educación y salud públicas, el derecho a la cultura comunitaria. Construir colectivamente nuestro lema, nos contaba una trabajadora social de una de las instituciones, permitió que se reflexione con los participantes sobre cuáles son nuestros derechos y por qué debemos defenderlos. Y lo más importante, generó que tengamos una mirada más amplia sobre los derechos que están en riesgo. Que un Cottolengo se manifieste a favor de una universidad pública, que una escuela se manifieste a favor de los derechos de las personas con discapacidad y que un centro de jubilados defienda la escuela pública; deja ver que vamos por buen camino, que nos reconocemos, que nos miramos y nos comprometemos con los derechos de otros. La alegría, estaba cargada de emoción por la convicción de que es necesario defender los derechos, pero que lo estábamos haciendo juntos y juntas. 

Ese día, el de la  15º Bicicleteada y Caminata “La Vuelta al Barrio” salimos con alegría a defender los derechos en las CALLES, nuestras calles. Porque no queremos “sacar a los pibes y pibas de la calle”, sino que las recuperamos como lugar de encuentro, eso que produce la murga cuando empieza a sonar y transforma el ambiente, nos hacemos una comunidad abierta que crece y se renueva dando lugar a todos y todas. Como cuando se cruzaron el grupo de la caminata y el circuito mini en una de las escuelas que los esperaba para pintar un mural colaborativo en una de sus esquinas. O como el cruce entre la bicicleteada y la caminata en la puerta de una escuela donde un hermoso concierto de talentosos adolescentes que contagiaban las ganas de cantar y bailar. Se vivió en las calles del barrio un “efecto contagio de entusiasmo” nos dijo un director de una de las escuelas secundarias, y cuando pasó la maratón por la puerta de su institución, se sumaron corriendo una parte del camino. Nuestras calles también nos vieron reír, se alborotaron con aplausos y hasta nos escucharon cantarle el “feliz cumpleaños” a un desconocido que festejaba en la vereda de su casa.

Ese alegría comprometida y entusiasmante, acompañó todos los recorridos con música y palabras de aliento, con personas que salían de su casa y se sumaban a los grupos o salían a la vereda de sus casas a saludarnos. Finalmente llegó a El Campito como lugar de encuentro de todos los circuitos y celebrar con una enorme ronda de baile que se armó. Un centenar de manos agarradas formando un enorme círculo de festejos, emociones, cansancios y alegría comprometida, derechos defendidos y calles e instituciones entrelazadas dió el cierre a esta Bicicleteada y Caminata “La Vuelta al Barrio” que cumplió su objetivo. Esperamos que este impulso se extienda a muchas personas para que seamos más quienes compartimos la alegría de defender los derechos en las calles.

Lo hicimos posible: Centro de Salud Barrio El Sol, Centro de Salud Magdalena, Centro de Salud Solar del Norte, Centro de Salud Unión y Progreso, Centro de Jubilados Los Pinos, Unión Vecinal Solar del Norte, Club Parroquial Patriarca San José, Murga Arlequines de San José, Cottolengo Don Orione, EnAcción, Fundación Actuar Hoy, EP N° 11 Almafuerte, ES N° 29 Eduardo Galeano, Jardín Nº 915, EP N° 13 Perito Moreno, EP N° 23 Martín Fierro, Jardín N° 912, EP N° 35 Vicente López y Planes, ES N° 12, ES N° 14 Leticia Elda Jones, ES N° 28 Mariano Moreno, ES N° 42, Colegio Don Bosco, Escuela Gabriela Mistral, Instituto San Nicolás, Grupo Amigos de San Pablo, Grupo Scout San Pablo Apóstol, Parroquia San Pablo, Capilla Nuestra Señora del Pilar, UNPAZ, FUNyP, Centro Cultural UNGS, Biblioteca Horacio González UNGS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más novedades

Una fiesta suele ser la manera de celebrar diferentes cosas. Desde inicios hasta finales, desde novedades hasta experiencias acumuladas. Puede ser la excusa para reencontrarnos con viejos amigos o para hacer nuevos; e incluso puede invitarnos a reflexionar sobre lo que fuimos y sobre lo que queremos ser. 
Este año bajo el lema «Educando vamos, en bici o caminando» recorrimos las calles de nuestro barrio. Te invitamos a ver el video del evento haciendo click en «ver más».
De manera casi ensordecedora empieza a sonar la sirena de un camión de bomberos que espera estacionado en la puerta. Al mismo tiempo, mientras un parlante da la indicación de largada, cientos de voces gritan al unísono y se funden con aplausos. Las bicicletas empiezan a andar, una tras otra salen de El Campito. Bicicletas que llevan a grandes y chicos y algunas a varias personas. Bicicletas hermosas, usadas y nuevas, que fueron decoradas con dibujos, porras, pañuelos, banderines, stickers y cartelitos. 

Formas de colaborar

Suscripción mensual con tarjeta de débito o crédito

Aporte por única vez con tarjeta de débito o crédito

Otras formas de colaborar

Si querés hacer transferencia bancaria:
Banco BBVA Francés
Fundación Actuar Hoy
CUIT: 30-70857962-5
CBU: 0170044220000000144816
CBU: UNBA.RRIO.UNIDO
N° de CC en $: 044-001448/1
Envianos el comprobante a colaboradores@actuarhoy.org.ar

Por otras donaciones:
colaboradores@actuarhoy.org.ar

Contactanos

Ficha del Voluntario